Sébastien Loeb y el Peugeot 208 T16 llegan a Pikes Peak
12/6/2013 Scudería

Sébastien Loeb y el Peugeot 208 T16 llegan a Pikes Peak

El francés empezó el aprendizaje de las 156 curvas del recorrido

La edición 2013 de la trepada de Pikes Peak, una de las competencias más importantes del mundo, comenzó el pasado fin de semana con su primer ensayo libre. Ahí, el francés Sébastien Loeb pudo comprobar las bondades del Peugeot 208 T16 Pikes Peak alistado por Peugeot Sport y que usará para tratar de ganar la clasificación general de la carrera que se disputará el 30 de junio.

El primer objetivo del equipo fue evitar que el motor se vea afectado por el mal de altura, a causa de una proporción menor de oxígeno a medida que la carretera se aproxima a la cima, de forma que el Peugeot 208 T16 Pikes Peak pasó por un banco de pruebas dinámico en Colorado Springs para verificar la aclimatación del motor a la altura.

Luego se llevó a cabo un rodaje de control en el "speedway" de la ciudad con el que se validaron las evoluciones técnicas introducidas tras las últimas pruebas en el Mont Ventoux, en Francia. Mientras tanto, Loeb empezó el aprendizaje de las 156 curvas del recorrido ayudado en esta tarea por su copiloto Daniel Elena.

El objetivo de las nueve ascensiones realizadas no fue otro que atribuir a cada curva del recorrido una nota precisa correspondiente al código de descripción que el piloto francés ha utilizado y perfeccionado en todas sus temporadas en el Campeonato del Mundo de Rallys.

"La verdad es que lo deseaba, ya que a la velocidad a la que correremos, la confianza es imprescindible para atacar a fondo. Creo que ya estamos cerca de los límites en numerosos puntos del recorrido", afirmó Loeb.

El Peugeot 208 T16 Pikes Peak, de 875 caballos de potencia, se enfrentará a un tramo de subida de 19,983 metros de longitud, que discurren por un trazado que contiene 156 curvas, con una altura entre la salida y la meta de 1,435 metros, equivalente a una pendiente promedio del 7 %.

El récord de la subida fue establecido en la pasada edición por el piloto californiano Rhys Millen al mando de un Hyundai Genesis Coupé de 700 caballos, con un crono de 9m46s2164. Este tiempo rompió el récord del japonés Nobuhiro "Monster" Tajima logrado en 2011 con un prototipo Suzuki SX4 Hill Climb Special de 910 caballos y un crono de 9m51s278, que este año hace la subida con un prototipo eléctrico.

La subida al Pikes Peak se disputa desde 1916, de forma que es la segunda carrera con más historia de Estados Unidos, después de las 500 millas de Indianápolis.

 

 

Loeb probando el Peugeot 208 T16 en Pikes Peak

¿Qué opinas? Cuéntanos